<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

miércoles, octubre 11, 2006

Le Dauphin Argentine

Buenos Aires es una ciudad llena de mitos y leyendas. Algunos tan apócrifos como la casa mínima. Otros, basados en hechos reales. La París del Plata llegaría años más tarde, pero que pensarían Uds. si yo les contara la historia de un rey sin trono. Creanmé que no voy a reescribir "El Hombre de la Máscara de Hierro" de Alexandre Dumas. Déjenme que les cuente:

Corre el 1º de julio de 1818. A bordo de una goleta francesa, "La Chiffone", procedente de Saint Domingue (actual Haití) llega a ésta, la ciudad de Buenos Aires, Pierre (Pedro) Benoit. De nacionalidad francés; profesión, ingeniero. Monsieur Benoit declara ser hijo de Pierre Francoise (Pedro Francisco) y de Marie Jeanne (Maria Juana); haber sido marino al servicio de su patria de 1808 a 1814, llegando a aspirante de 2º grado; haber peleado en Waterloo y haber estado prisionero en Inglaterra hasta su fuga. Trae carta de recomendación con el sello del mismísimo Napoleón Bonaparte(?). Recién arribado a Buenos Aires, Pierre pide ingresar en la marina de guerra que era conducida por el Alte.Brown. Se le concede con el grado de subteniente aventurero (jerarquía común para extranjeros enganchados en la escuadra) pero abandona el servicio nueve meses después debido a su salud. Posteriormente, acompañó a Monsieur Bonpland (destacado naturalista) en un viaje científico al Paraguay. Dibujó 112 tipos de insectos distintos.
Mr Benoit sobresalía entre el grueso de sus compatriotas. Sus modales incluso superaban a los de cualquiera en la ciudad(?). Tenía grandes conocimientos de historia y geografía europea. Dominaba 6 idiomas: francés, inglés, castellano, aléman, latín y hebreo(?); e incluso se desempeñó como profesor de inglés.
Pierre trabajaría siempre como dibujante, ingeniero y arquitecto haciendo muchos trabajos para el gobierno y también para particulares. El 10 de noviembre de 1821, por decreto firmado por el gobernador Martín Rodriguez, y su Secretario de Gobierno, Bernardino Rivadavia, se establece la imperiosa necesidad de terminar las obras de la Catedral. Desde 1583 hasta 1752 se habían edificado 7 edificios (no todos en el mismo solar). El último de los cuales había sido proyectado por los jesuítas Bianchi y Masella. Las obras se encontraban paradas desde 1807 por falta de fondos y el edificio todavía no tenía fachada. El nuevo proyecto fue encargado a Catelín y Benoit. El frontis de estilo neoclásico, compuesto por un tímpano, un arquitrabe y 12 columnas corintias (que representan a los doce apóstoles) se los debemos a ellos y está inspirado en el Palacio Borbón de París(?). El bajorrelieve del tímpano es posterior, obra del escultor francés Dubordieu. Pero no se sientan impactados. Las obras sufrieron nuevas trabas y se concluyeron en 1852, incluídos proyectos de modificación. No podía ser de otra forma en la protoArgentina. Pero dejemos la Catedral para otra oportunidad.
Pierre tenía una gran habilidad manual (chistes fáciles al margen) y los últimos años de su vida, en los que estuvo convaleciente con cierta parálisis en las piernas, habría pintado y fabricado lámparas de bronce y cristal que donó a varias iglesias de la ciudad. Fue miembro del cuerpo docente de la Academia Militar e incluso fue socio de Charles Henry Pellegrini, padre del tanito Pellegrini (presidente argentino y ex caripela del billete de $1).
Monsieur Benoit casó en 1828 con María Josefa de las Mercedes Leyes de quien tuvo dos hijos: Petrona Mercedes y Pedro, o Pierre Benoit (h), quien fue el ingeniero que proyectó las catedrales de La Plata, Mar del Plata y la Basílica de Luján. El 22 de agosto de 1852 se presentó en su casa un médico francés que dijo ser amigo de la juventud(?). Pierre lo recibió en su habitación y conversaron en francés largo rato. Antes de despedirse, el médico le recetó unos sellos a Pierre para aliviar su dolor. Los sellos fueron encargados y administrados según la prescripción médica. Instantes después Pierre cerró los ojos para ya no volver a abrirlos. Fue enterrado en el cementerio de la Recoleta que él mismo había diseñado y cuya distribución aún conserva la necrópolis.

¿Y la anécdota?

Federico Zapiola, bisnieto de Pierre (hijo de la hija de la hija de Pierre), quiso saber más de su tan distinguido antepasado. Algunos rumores familiares y el oscuro pasado de su bisabuelo lo intrigaban. Investigó y escribió un libro titulado "¡Luis XVII murió en Buenos Aires!", editado en 1941. ¿Pero quien había sido Luis XVII?
Luis XVII fue hijo de Luis XVI y Maria Antonieta Josefa Juana de Austria, aquellos que fueran destronados durante la Revolución Francesa y posteriormente guillotinados. Luis Carlos había nacido el 27 de marzo de 1785 en Versalles (en el barrio no, en el Palacio!, en París). Con sólo 4 años en 1789 cuando la Toma de la Bastilla (14 de julio) y el asalto al Palacio de las Tullerías dónde la familia real fue capturada, fue puesto prisionero junto a toda su familia en el Temple (Complejo Templario. Aficionados al Código Da Vinci, y al Canal Infinito absténgase de sacar conlusiones. Gracias). En 1793, cuando se decretó el regicidio, los partidarios del absolutismo planearon salvar al Delfín (título del príncipe sucesor a la Corona de Francia). En julio de 1793 el Comité de Salud Pública decide separar al Delfín de su familia y entregárselo en custodia, dentro del mismo Temple, a un zapatero llamado Antoine Simón, hombre vulgar y ferviente republicano (casi diríamos que era peronista). Sin embargo, parece que fue bien tratado. En enro de 1794, parece que por esto último, fue separado de la custodia del zapatero y su rastro se pierde. Se sabe que el 8 de junio de 1795 se declaró muerto por tuberculosis al Delfín. Hubo una autopsia y se inhumaron sus restos en la iglesia de Sainte Marguerite. Ninguno de los 210 guardias del Temple vio al Delfín después de octubre de 1794. Al menos ninguno quizo dar fe de ello. Por otra parte, la viuda de Simón, antes de morir habría declarado que "su" Carlos no murió en el Temple. Uds. sabrán que luego de la restauración, sube al trono francés Luis XVIII nieto de Luis XV (el de "Volveré y seré sillones") y tío del Delfín, quien fuera regente de su sobrino luego de la muerte de Luis XVI(?). Si bien hace unos años un estudio de ADN comprobó que un corazón que se encontraba en la iglesia de Sainte Marguerite, y que sería el del Luis XVII, tiene correspondencia con la familia Borbón, y se publicó que era el del Delfín, es dificil saberlo. La serie de autopsias que se realizaron en el supuesto cuerpo del Delfín a lo largo de los siglos XIX y XX deja pensar que se examinaron distintos cuerpos, de distintas edades, con distintas causas de muerte; o que los datos y las pruebas fueron manipulados según conveniencia (y que Francia tuvo un sólo cambio de gobierno pacífico durante el SXIX)(?).
Hagamos un ejercicio. Unamos todos los puntos que de alguna manera marqué así:(?). Agreguemos algunos datos más. Las edades del Delfín y Pierre eran similares (no se puede precisar más que eso). Pierre pintó toda clase de cosas pero sólo tres retratos, además de tres propios: María Antonieta, la princesa María Teresa Carlota y la princesa Isabel; madre, hermana y tía paterna, respectivamente, y compañeras de prisión del Delfín. Su bisnieto encontró escondidas y entrelazadas en estilo barroco en un dibujo de su bisabuelo las letras L.C.R.F.P.B. cuya interpretación, según Zapiola es: Luis Carlos Rey de Francia, Pierre Benoit; y que en francés puede escribirse con las mismas iniciales. La comparación de la caligrafía de Pierre y del Delfín son casi idénticas.


En la familia se decía que Pierre nunca hablaba de sus padres. Afirmaba no haber sido bautizado nunca aunque decía haber nacido en cuna de oro. También dicen que que llevaba consigo todo el tiempo una trenza rubia en un guarda pelo (recordemos que la propia reina se cortó el pelo antes de entregarse al verdugo). De todos los "delfines" que aparecieron con el tiempo, Benoit es el único que nunca dijo ser heredero. La teoría es muy posterior a su muerte y se la debemos a su bisnieto.
Por último dos detalles. Primero, el misterioso médico que le recetara los remedios fatales, fue guillotinado tiempo después en Francia. Para la época de la muerte de Benoit, Napoleón III estaba pasando de ser el 1º presidente de la 2ºRepública Francesa a ser el 2º Emperador de Francia, exceptuado CarloMagno, lo cual refuerza la teoría del envenenamiento. Dicha teoría fue confirmada hace algunos años luego de una autopsia y análisis quimíco de los restos óseos de Pierre que establecieron envenenamiento con arsénico. Segundo, años después de la muerte de Pierre, su hijo Pedro recibió una carta de Calais, dónde le informaban la muerte de su abuelo, pescador, quien le dejaba una cuantiosa fortuna. Si bien es cierto que Pedro no tenía problemas económicos, sino al contrario, destruyó la carta delante de varios testigos mientras exclamaba ofuscado que:"¡Este dinero no nos pertenece!". Cuesta pensar que un pescador de Calais tuviera una fortuna que dejar.

Así que amigos, piensen lo que quieran. Mientras piensan y, tal vez, releen, los dejo con unos retratos que les pueden aclarar (o complicar) el panorama.



Ar/Izq. Autorretrato de Benoit - Ar/Der. Maria Antonieta
Ab/Izq. descendiente de Benoit - Ab/Der. Retrato del joven Delfín


Hasta la Próxima!!!

Etiquetas: , , ,