<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

domingo, enero 22, 2006

Dios es argentino... ¡Y los Reyes Magos también!

Los pobres Reyes Magos, peregrinos incansables, se rindieron a la intriga al llegar a estas tierras prometidas y se propusieron buscar al Mesías, porque alguien les contó que Dios era argentino y claro, al ver tanta tierra bendecida por la abundancia ni lo dudaron y se quedaron para seguir por estos lares la ruta de la estrella... (La Estrella-El Cóndor, porque los camellos fueron a parar al zoo de Cutini)
Pero tuvieron algunos problemas. Traían en las alforjas Oro, Incienso y Mirra. Corrían los '90 y el Oro no pasó de la aduana: estaban los Yoma y no los salvó ni el fiscal Lanusse... Como rápidamente se quedaron sin divisa (el 1 a 1 era implacable con los estranjeros), tuvieron que vender el incienso, con el que se hicieron millones de sahumerios berretas (puro alcohol para que les rinda a los reventa), que se comercializan en cuanta artesanal hay en el territorio... Solo les quedaba la Mirra y cuando la quisieron vender los cazó la Superintendencia de Drogas Peligrosas, que ignorando si aquella substancia era prohibida, los guardó unos cuantos meses por falta de documentos en averiguación de antecedentes...


Al recuperar la libertad quisieron conseguir trabajo para subsistir, pero por desgracia eran sabios, astrónomos, geógrafos, políglotas, geólogos... o sea se empezaron a cagar de hambre. Poco a poco se fueron alejando entre sí y buscaron su destino entre las gentes de la ciudad de la furia, con la que se fueron mimetizando...

Empedrados los encontró por estas callecitas después de algunos años de haberse naturalizado y aquí están!!



Buscando entre los humildes al Mesías, Gaspar se pudrió de ser un zaparrastroso patético y se convirtió en piquetero y martir (al casarse con Nina Peloso), luchó por los desocupados, los sin tierra, los jubilados y los pobres... no pudo dejar nada en los zapatos porque todos los pobres andaban en patas y estaban tan pobres que ni pasto para comer ni agua para tomar le dejaron, por lo que el ayuno (al que se acostumbró)se convirtió en su mejor arma para zafar de las rejas donde lo encanutaban cada dos por tres por los quilombos que armaba con su consecuente reclamo social... vive en cana.

Rechiflado, Melchor, se cambió la bata de baraja y el turbante por saco y corbata; se recibió de analista político y trató de explicar durante años por qué somos como somos los argentinos... como triste bufón mediático se fue extinguiendo entre chispazos de lucidez y largos cortocircuitos de demencia... vivió mucho tiempo en el estudio del programa de Majul, que generoso, le daba techo, letra y opio. Eso fue antes del neuropsiquiátrico...


El más piola fue el grone Baltasar. Aunque bastante chalado también (pocos pueden sobrevivir cuerdos a la experiencia vertiginosa de convertirse en ciudadanos argentinos de golpe y porrazo por los últimos diez años...), al ver tanta tristeza y miseria, se dedicó a la música, la joda, la alegría, las minas; e hizo magia con el candombe y con su voz... por ahí anda todavía, buscando a una tal Eloísa. Como es obvio (es un Rey Mago), vino de la Banda Oriental, vivió en Barracas y ahora vive del tamboril.

Etiquetas: , , ,