<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

miércoles, abril 05, 2006

Empedrados Bizarros II (haciendo la calle)

En el post "Un cuento de Navidad", que dejé inconcluso allá por diciembre, la narración iba a versar sobre lo que veo y con lo que convivo en esta realidad "K", que es lo que quedó (y a lo que nos resignamos) después de la catástrofe. Como bien lo desarrollaba en la entrada, la realidad es producto de un sistemático aniquilamiento y estúpida inmolación colectiva; la idea era contrastar la pujanza macro de la era K contra la miseria micro diaria, en todos los escalones de la pirámide social. Por entonces, el gobierno decidió que para intentar morigerar la deuda interna no cabía otra que aflojar el frente externo y le garpó al fondo... el margen de maniobra y la capacidad de negociación mínima retomadas desde entonces, más una innegable cuota de voluntad política (güevos en criollo), me llevaron a un impasse en aquel cuento, que quizás llegue como regalo de pascuas. Mientras tanto salí a caminar y me encontré con...

Una Bloggonauta porteña posteando. Se llama Valeria según el epígrafe de la fotito (ojo, no es nuestra "Callecita"); la señorita dejó su fotito justo acabando de postear, en "mis imágenes" de una de las máquinas de un ciber de Puan y Pedro Goyena, al que concurrí luego de la sesión con mi psiquiatra.

Cuando llegué cerca de Primera Junta, una señorita me extendió esta simpática promo por si requería concurrir a un albergue transitorio, eufemismo criollo para "Telo", "Amueblado", "Mueble"; "sitio-donde-uno-va-a-garchar-coger-follar-joder" (así no dejo afuera al entendimiento hispanoparlante)no vaya a ser cosa que uno sea tan pelotudo que se confunda con un hotel de pasajeros. Si los cartelones de "Sex Oulet" o "Love Market" de las promociones de algunos telos venidos a menos de la avenida Juan B. Justo me parecieron cursis; esta francamente me pareció mersa y berreta. Me imagino que en vez de videos te pasan títeres porno de ratas que son...




Al salir del subte el la esquina que frecuenta el querido amigo Peluzón, Callao y Lavalle, me bombardearon con volantitos de ofertas educativas y recreativas, de los que destacaban el del ISSMM (Instituto Superior Sumamo Ma o Meno) y la que les presento a continuación...








Tuve que llegarme a Retiro y utilicé de nuevo el subte; en la estación Retiro donde una encantadora viejita tejía sentada bajolos maravillosos murales de Alejandro Allievi y el curso de ceramistas de I.U.N.A. realizados en 1998, la viejita que tejía una mañanita bajo "Las Máscaras", terminó su trabajo, tomó un traguito de una cajita de vino y se tapó con dos mantas y un cartón para dormir; por eso lo que reproduzco es el mural contiguo "Calle vacía" creo se llama




Haciendo clic acá, enterate de dónde se ubican los más importantes murales y obras c en espacios públicos de la ciudad.



Caminé hasta la Estación terminal del San Martín, sorteando el simpático bazar estilo sudaca-persa y para engañar a la barriguilla hasta la noche, me acomodé en el taburete de uno de esos barcitos al paso llenos de dudosas delicatessen bajo campanas sangucheras, como para clavarme uno de cantimpalo completo. Unos pibes corriendo en pata (léase descalzos) se me acercaron y me interpelaron:
- ¿Eso es suyo don? - y señalaban una escudilla de aluminio sobre el marmol del mostrador, donde yacía a medio atacar un sandwichito de milanga completo (esas milangas que su dureza y antigüedad se evidencian por la curvatura que se forma al acercarse sus puntas)
- No chicos, llévenselo y termínenlo todo- les iba a hacer el ademán de comprarles una gaseosa, pero me dijeron
- Avise amigo, ¡Nos vió cara de villa, nos vio! - y dicho esto, manotearon el resto de sánguche (porque sandwich es demasiado para esa porquería vernácula) y dejaron algunos restos que permanecían en el platito.
Uno, en particular, capturó mi atención y acerqué mi cara al contenido de la infame y abollada escudilla ("no puede ser", pensé)...





No, no me confundía, era un molar nomás. Un poco aprensivo abandoné mi comida y el lugar y me trepé al tren con monos hasta en las manijas y milicos con armas largas para cagar bien a tiros al que armara bardo a bordo (¿cómo será un tiroteo de FAL en un vagón de tren suburbano con cien personas a bordo?)





Mientras regresaba a los pagos de Devoto meditando, uno de los cien millones de busca que suben, me ofreció el último Best Seller de Editorial Bettina, de la calle Montiel al 200 en Liniers; su título: "Biografías de los Presidentes Argentinos". Estuve tentado de llevarlo, pero me acordé cómo me cagaron con algunos de los otros éxitos editoriales que adquirí por el mismo canal de venta (mandá clíc sobre los títulos para agrandar)







La pensé mejor e invertí las chirolas en un "Capitán del Espacio", que la gente de Quilmes reivindica como propio, lo que nos puede terminar de llevar al estado de beligerancia con la Banda Oriental (los coreanos mayoristas) y que se consigue en el ex Metropolitano






La remembranza me hizo corto el viaje y, al apearme en Devoto, quise sacar guita de un cajero automático, pero el turro me rebotaba la tarjeta.





Después de un rato me acordé que justo esa era la que no me había entrado en el culo cuando Stancatto (que anda por hay como un señor), se rajó con 110 millones de dólares de 1985 y la última credibilidad en el sistema bancario argentino, de unos cuantos de perejiles como yo. Los pelotudos del '89, del '91, del 2001 y de ahora, son perejiles nuevos o incurables.

Ahhh, está brava la ciudad de la furia, ¿no?

Etiquetas: , , ,