<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

sábado, junio 17, 2006

ABL...La Reina limpia y alumbrada

ALUMBRADO
El primer alumbrado público porteño fue ordenado por el virrey Vértiz. Tal cosa no existía por entonces y sólo se encendía faroles en las puertas de las casas cuando se esperaba a alguien. No sueñen ni por un momento de que el Virrey hizo poner un farol en cada esquina. Sin embargo por esto se lo conoció durante algún tiempo como "el virrey de las luminarias". Los faroles eran de hierro y vidrio, con una especie de chimenea o tiraje con sombrero arriba. La luz era de vela de sebo. Quien se encargaba de su control era el "sereno" aquel que representábamos en la escuela durante la fiesta del 25 de Mayo y que decía: " Las seis de la mañana andado(luego descubrimos que era: han dado) y sereno". Los vidrios se oscurecían con el hollín de las velas, las velas se apagaban con la lluvia y el viento. La función fue "privatizada" o dada en conceción por licitación. Los faroles eran encendidos a las 20 hs. se apagaban a la 1 hs en que se terminaban de consumir si todo iba bien.

LIMPIEZA
Desde su fundación en 1580, la Trinidad o Buenos Aires, como uds prefieran, fue una porquería. Éramos apenas una villa, y se vivía como en una villa pero menos hacinado. El trazado original de Garay no se había llenado, había apenas 3 ó 4 lotes por manzana como mucho. Las divisiones entre lotes no existían, con suerte alguien dividiera su parcela con cerco vivo o con cañas y barro en el S XVIII. Para la época del virreinato quizás hubiera casas en el centro que tuvieran una tapia medianera de adobe o de ladrillos de barro como un lujo. Las casas tenían una letrina con pozo abierto o ciego, y otro para la basura (en el mejor de los casos). Las veredas (donde las había) no estaban llenas de caca de perro como ahora, estaban llenas de basura, caca de todo tipo de animales domésticos y animales muertos. Los animales domésticos andaban sueltos; perros, gatos, cerdos, gallinas, vacas, cabras vagaban por los terrenos de sus dueños, de sus vecinos y por la calle; los caballos por lo general no, eran mucho más caros. Quienes vivían cerca de algún curso de agua como el Tercero del Sur (hoy Av. Independencia apróx.) o el zanjón de las Catalinas (Viamonte/Córdoba) tiraban la basura, la cacona y el pichín y toda clase de desperdicios al agua, contaminando no sólo ese curso de agua, sino también el Río (donde los aguateros iban a buscar el agua que vendían en las calles), así como también las lavanderas lo hacían con jabon. (Pensar que muchos hablan de los "negros villeros" que tiran la basura en los arroyos del conurbano, cuando los "villeros" están privados de sistemas sanitarios básicos como agua corriente, cloacas y recolección de residuos). Los Ribadavias, los Álzaga, los Rodriguez Peña, los Escalada, los Leiva, los Pueyrredón, etc, etc, vivían apenas mejor que los pobres de aquella época...y que nuestros villeros.
Buenos Aires no es hoy una ciudad limpia, ni lo era tampoco en 1791 cuando se instrumentó el primer sistema de recolección de "residuos". Desde 1781 regía un sistema de multas para quienes no enterraran los animales muertos dentro de su terreno. El contrato de licitación decía que durante el invierno, dos parejas de recolectores con una carretilla cada pareja debían recojer los residuos y los animales muertos en las calles y enterrarlos en alguna parte. En verano el personal debía duplicarse. Poco después se establecieron días para sacar las inmundicias a la calle. Pero el sistema fracasó porque el Cabildo consideró que la empresa no cumplía con lo estipulado y la empresa se retiró del negocio. En 1803, aparecieron los primeros carros de recolección que eran del Estado; pero eran pocos y los recolectores no trabajaban tiempo completo. Sólo a partir de 1840 el sistema empezó a funcionar con regularidad.

Etiquetas: , , ,