<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

miércoles, agosto 02, 2006

Baires en cifras II (Los que estamos adentro)


Monstruosa hiedra de luz, Baires se apodera de la noche del estuario, ramificándose desde el oscuro Río de la Plata (Foto Estación Espacial Internacional ISS)

Como contamos en la primera entrada de esta sección, en la gran ciudad vivimos hoy unas 14.000.000 millones de almas: casi 3.000.000 en la Capital Federal y un poco más de 11.000.000 en el GBA y los 8 importantes partidos aledaños a este cinturón.
Esta concentración humana se reparte en 203 km² que tiene la capital área que, tomando al resto de los partidos circundantes, se septuplica.
En el distrito federal, un 55% de mujeres prevalece sobre un 45 % de hombres, mientras que en el conurbano esta cifra se empareja (tomando su conjunto) hasta un 51% de mujeres vs. un 49% de hombres (de ahí se saca la "tasa de masculinidad" que se le llama, que en casi todo el mundo es una cifra del noventa y pico por ciento).
Si tomamos en cuenta que ya en el GBA y los partidos circundantes hay extensiones de campo abierto; las cifras revelan un 94% de población urbana contra un 6% de población rural.
En el ámbito de la capital, la mayor concentración demográfica se halla en un área contínua que abarca los barrios de Almagro; Boedo; Balvanera oeste (Once); San Cristóbal oeste; y un corredor que, siguiendo el eje de la Av. Córdoba a partir de Pueyrredón hacia el oeste y su continuidad por las Avenidas Estado de Israel y Angel Gallardo, toma elsector sur oeste de Recoleta, el sector centro sur de Palermo y el ángulo sur este de Villa Crespo (todo lindante al norte de Almagro y Balvanera). En estos barrios el número supera holgadamente los 30.000 ha/km². En contrapunto, el sector sur este de la capital es el menos poblado: centro sur de Villa Lugano; oeste de Villa Soldati y toda Villa Riachuelo que, con excepción de unas 20 manzanas de casas contra la Av. Gral. Paz, no tiene asentamientos poblacionales (está ocupada por el Parque Alte. Brown; el Autódromo Oscar Gálvez; la Dirección de Tránsito porteña; la empresa SACTA de control vehicular y no mucho más: hasta principios de los '90 en casi era inexistente todo tipo de servicio público en la zona). En el caso de Soldati, esta parte se corresponde con un área extensa ocupada por el Parque Gral. Roca (o Parque Sur), el Parque de la Ciudad (ex Interama), el "campus de la Universidad Tecnológica Nacional y asentamientos fabriles o grandes descampados. Por su parte, Lugano, cede una superficie enorme al campo municipal de golf y a la lindera chatarrería llena de ratas, el mayor depósito de autos para desguazar de la ciudad. También en Lugano ocupan espacios importantes el predio del Parque Brown Factory con su Hipermercado y descampados ocupados por la extensa villa del cañadón del tren Belgrano Sur o "de los Bolivianos"; donde hay gran cantidad de gente indocumentada y mal censada. En toda esta zona, la densidad de población no llega a los 6.500 ha/km². En líneas generales, vivimos a razón de 15.000 tipos por km² en capital.
En el conurbano, los dos partidos con mayor concentración poblacional son Tres de Febrero y Lanús, con más de 7.500 ha/km².
Esta masa enorme de seres humanos y su actividad, genera entre 4000 y 5.000 toneladas de residuos diarios (nos referimos a los recolectables, sin considerar los que se vierten en las aguas, el aire, o se dispone en forma particular de ellos): el equivalente a la carga de un buque carguero de 10.000 toneladas de arqueo bruto por día. De estos dispone el C.E.A.M.S.E. (Cinturón Ecológico Area Metropolitana Sociedad del Estado); empresa hoy semi-estatal (dada la cantidad de concesionarios que arman su cadena de procesos y responsabilidades), que los compacta y distribuye en sus 16 áreas de relleno. Ocurre que luego de la experiencia inicial en la zona de Bancalari, costosa y con más que dudosos resultados ambientales (allí por donde termina el Camino del Buen Ayre y está el Soleil Factory); se dedica a amontonar verdaderos vertederos a cielo abierto, contaminando napas y suelos y convirtiéndose en focos de todas las infecciones imaginables. Los casos más graves están en el partido de La Matanza (González Catán en particular) y Esteban Etcheverría-Alte. Brown.


La terrible polución vuelve negro el curso del río Tigre. Mancha que estigmatiza a un municipio cada vez más lindo.
Este monstruo de urbe, se desarrolló a orillas del río más ancho del mundo, más por motivos históricos (supuesta ruta a El Dorado), que prácticos, porque su puerto, sinónimo de su preponderancia y poderío, es sumamente antipráctico y costoso por encontrarse en un curso de agua fuertemente aluvional, al que hay que dragar de continuo y sujeto a sudestadas que producen dramáticas variantes en sus cotas con accesos y canales traicioneros.
Su población goza de un clima templado-húmedo, bastante benigno, sin riesgos de terremotos, Tsunamis, erupciones volcánicas, aluviones, tifones u otros fenómenos naturales tan comunes en el resto del planeta.
Es una ciudad soleada pero con un régimen de lluvias muy importante, alrededor de 2.000 mm anuales (en el año 2000, se estableció un récord de casi 90 días de lluvias diarias ininterrumpidas). Si bien las alteraciones climáticas globales la han afectado como a todo el planeta, en gral. se puede afirmar que el mayor problema son las inundaciones por sudestadas, que provocan importantes evacuaciones en las zonas ribereñas del sur (como el Partido de Quilmes) y áreas del Delta partidos de San Fernando y San Isidro o barrios ribereños de la capital, donde se ha progresado mucho con la gestión de los últimos gobiernos electos.
Hablando de temperaturas absolutas (desde que lleva registros el Servicio Meteorológico Nacional) , sigue ostentando el record de calor el 29 de enero de 1957: 43°3 centígrados; oportunidad en la que murieron 20 personas y hubo 68 insolados graves. Se supone que debido a la alta humedad reinante, la sensación térmica (que aún no se medía), debe haber superado los 50°c. En yuxtaposición, el año de 1937 se recuerda como uno de los más fríos; llegando el termómetro (entre julio y agosto) a llegar por debajo de los - 5°c, con una mínima de - 7°2 el 21/7 en el semáforo de la dársena Norte. Las temperaturas, si bien son marcas superadas en otras zonas del planeta con holgura, se hacen sentir con agobio por la humedad, que las 3/4 partes del año supera el 60% relativo, llegando habitualmente al 95% o más.
Se recuerdan (hay registros fidedignos) 4 nevadas concretas en la ciudad. Tres en el siglo XIX y, en el siglo XX, la única reconocida como tal por el SMN: entre las 15 y las 24 hs. del 22 de junio de 1918 nevó ininterrumpidamente sobre Buenos Aires, acumulándose hasta 60 cm. de nieve. En julio 1974 cayó durante varias horas algo parecido a agua nieve, nevando en áreas rurales de Ezeiza y en el año 1994 (gran nevada de Mar del Plata); nevó en 7 de los 8 partidos aledaños al conurbano, con especial intensidad en la ciudad de Cañuelas.
La concentración de vehículos (un parque de casi 5.000.000 de vehículos), edificaciones (más de 200 edificaciones superan los 25 pisos de altura o su equivalente en términos de arquitectura moderna y unos 50 alcanzan o superan los 30 pisos -casi todos en barrios linderos al río, como si de un muro se tratara: Microcentro, Retiro, Recoleta, Palermo, Belgrano, Nuñez; pero también en Avellaneda, Vicente López, Ramos Mejía-); la presencia de más de 70.000 establecimientos industriales y la comunión con el Río, le confieren al área urbana, hoy, un clima ligeramente distinto al de las suburbanas; motivo por el cual se toman temperaturas en San Fernando, Pilar y Ezeiza; zo´nas más expuestas a los tres vientos predominantes: el Pampero (glacial, seco, del SO); la Sudestada (húmedo y frío de la costa atlántica SE) y el NE, casi monzónico, procedente del anticiclón del Chaco, generador de altas temperaturas y grandes tormentas con aparatos eléctricos que se producen al menos a razón de dos por mes. Muy raramente, el choque de dos de estas masas producen tornados (no con la intensidad de los que se registran en EEUU); pero que en más de una ocasión arrasaron pueblos enteros. Esto nunca ocurrió a menos de 100 km del Congreso.
Hasta la próxima

Etiquetas: , , , , , , ,