<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

lunes, octubre 02, 2006

Hostel

Photobucket - Video and Image Hosting

Tenía 19 años, en septiembre del 2000, cuando decidí aventurarme sola para Buenos Aires.
Había visto en esos días un informe por televisón sobre la nueva tendencia en alojamientos para mochileros de todo el mundo, albergues económicos con habitaciones compartidas hasta con 8 camas.
El ambiente se caracterizaba por ser juvenil, con gente de paso de todas partes del mundo y bastante económico.
Busqué en google la palabra 'albergue' y me aparecían miles de paginas de Telos con las tarifas por turnos de 3 horas, no sabía que a los telos se los llamaba comunmente albergue transitorio (era una santita) y busqué horas con la misma palabra hasta que de casualidad apareció la página del Hostal de san Telmo, tenía pocas fotos del lugar, habitaciones compartidas con 2,3,4 y hasta 8 camas, cocina, lavadero y desayuno sin cargo.
Hice la reserva y partí hacia baires. Desde Corrientes son 1200 km. salí a las 7 de la tarde y llegué a la mañana temprano. Me acomodé en una habitación de 4 cuchetas ( 8 camas en total) Pagué dos meses adelantados y me quedé con poco dinero, como para 2 semanas. Estaba obligada a conseguir laburo.
La calidad de los chicos y chicas de diferentes países era increíble.
Pude estirar mucho mas mis ahorros ya que comíamos todos juntos y solo debía aportar algun que otro ingrediente, las salidas en grupo siempre gentileza de los chicos para todas las chicas del grupo.
De mas pendeja había visitado muchas veces Buenos Aires pero practicamente no conocía nada de la ciudad. Con los extranjeros salíamos todos los días a vagar, a recorrer san telmo, barrios, nos metíamos en el subte y elegíamos a donde ir. Por las noches el bar preferido era la Cigale donde trabajaba un marroquí que vivía en el hostel.
Eramos un grupo grande que constantemente sufría cambios, algunos viajaban a recorrer el sur, a conocer la patagonia, las cataratas, salta, o iban al norte a conocer latinoamerica.
Del grupo constante recuerdo a Lorenzo, un italiano de 25 años que planeaba comprar una moto de competición para viajar por todo el país. Una pareja de chilenos que trabajaban en el Wordl Tride Center de NYC que estaban de vacaciones en Baires. Una francesa y una italiana Melissa y Mary con las que compartía habitación y trabajaban en un instituto enseñando inglés por el barrio de caballito. Los franceses Philippe y Franz uno de rastas y otro con maraña de rulos que eran muy seriotes y cultos, introvertidos, hablaban español muy bien pero solo abrían la boca para hablar de politica o de cultura general. El más grande del grupo era carlos con 48 años un argentino que vivió por todo el mundo siendo su ultima residencia San pablo Brasil donde era gerente de un banco su hobbie era el alpinismo y fue el primer argentino que escoló el Monte Everest. Durante la cena casi siempre tenía diapositivas para deleitarnos con imagenes de sus viajes por el mundo que nos encantaban a todos.
El día que llegó al hostel estabamos todos almorzando, el francés Philippe comenzó a hablarle Carlos le comentó que conocía Francia
- Oh! Francia como olvidarla, me enamoré perdidamente de una francesa en mi adolescencia en un pequeño pueblo cerca de los Alpes, oh Marie, la bella Marie
- Oye mi madre se llama Marie
(risas)
- Su apellido era...
- Pues sí
Casi nos morimos todos. el mundo es un pañuelito!
Esa noche llegaron Ismael, un Cordobés de 18 años y su padre Mexicano que vive en Los Angeles, se encontraron por primera vez en Baires y se hospedaron el el hostel. Esa noche fuimos todos a festejar los encuentros locos y nos emborrachamos en un karaoke, el Mexicano nos enseñó a beber tequila.
El idioma preponderante era el inglésy la mayoría estudiaba español. Yo entendía bastante bien el inglés a los australianos y Yankis pero a los franceses o un par de japonenes no se les entendía ni J.
Al poco tiempo conseguí trabajo en el microcentro como telefonista en una empresa de construcciones y los mediodías me escapaba para almorzar en el hostel con los extranjeros locos.
La dueña era Frida, una judía simpaticona que atendía la recepcion todas las mañanas.
Llegaba gente nueva todo el tiempo pero el clima familiar jamas se iba del hostel de san telmo.
Tuve serios problemas económicos, se retrasaban en el pago de mi sueldo (en negro) me pagaban muy mal. En diciembre del 2000 la economía de la constructora y ya lo creo que en todo el país estaba temblando. Me tocó despachar 15 telegramas de despido en vísperas de navidad en la sucursal de Correo Argentino que está sobre Av de mayo y Maipú, a dos cuadras de mi trabajo. La chica del correo abrió grandes sus ojos y me dijo - Que regalito de navidad eh!
Tenía un sueldo de 600 pesos y terminé haciendo de todo, desde recorrer pinturerías de todo capital comprando los productos para las obras, horas de cola en la aseguradora OMEGA (alsina al 600) que hace unos años también presentó la quiebra junto con mi empresa, tramitaba la cobertura de cada obrero, los papeleos en el IERIC, sin protestar.
Pido disculpas por la leyenda de la remera del italiano loco pero aunque ud no lo crea en algunos rincones de baires no existen los absurods nacionalismos.

Etiquetas: , , ,