<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

sábado, diciembre 02, 2006

Ausencias

Algunos de Uds. me han manifestado que estamos "desaparecidos", que nos "extrañan". Estamos llegando al fin de otro año. Época de últimos parciales, entregas y finales(para los que estudiamos). Época de pensar y de decir: "puta que rápido que se pasó este año(y ya van...)". Época de cerrar o de abrir etapas. Época para pensar: "¿Cuándo se va a acabar esta racha de mierda?" o agradecerle a Dios por otra temporada. O todas las cursilerías que se les ocurran (pero de onda!). Aquí estamos. Corriendo, resolviendo el único problema importante en esta vida: vivir. Y cuando tenemos un ratito nos venimos y compartimos con uds. algo. Algo que vivimos, que vimos o que pensamos; algo que queremos compartir.
Así que probablemente tengan razón. Quizás estamos como ausentes. Y entonces me acordé de Don Pablo, y de su poema Nº15. ¿Cuántas maneras de interpretar un poema hay?Aquí van algunas:



Don Pablo



Omar Cerasuolo



Adriana Varela



Victor Jara


Poema Nº15

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
Pablo Neruda

Etiquetas: , , ,