<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

jueves, febrero 16, 2006

Empedrados que duelen II: Tristes recuerdos de cuando jugamos a ser Dios

En la jungla de piedra, metal y sintéticos

Un buen profesor, nos preguntaba -no hace mucho- sobre la antinomia nuevo/viejo, sus aparentes rupturas y sus menos evidentes continuidades. Una de sus reflexiones favoritas era que nuestros hábitats (estos empedrados urbanos), se han trazado según las necesidades del tránsito de vehículos en los que se desplaza el hombre y no en base a las necesidades del hombre mismo, que se ha confinado a las sendas que le sobran a la libertad condicional de movimientos que él mismo ha impuesto... La reflexión continuaba y nos componíamos a un habitante de la más "obscura" de las épocas de la Edad Media y a los peligros e inseguridades que a cada paso lo acechaban (en cada bosque, en las noches, en sus travesías, en sus propias glebas, frente a la enfermedad y los fenómenos naturales, la "brutal hostilidad y el imperio del instinto animal en el hombre"(según el tío Hobbes) y los mismos animales y acechanzas de la naturaleza y demás congéneres bárbaros... Luego nos transladábamos al presente, donde nos distendíamos a salvo de los elementos, los bárbaros y el azar.
Las imágenes y recuerdos que siguen tienen tienen por objeto repensar lo etéreo de esa sensación de seguridad y las nuevas junglas, trampas y demencias que hemos creado en nuestro mundo, con las que juegan los dados de hielo y acero del azar , donde lo que subyace es la eterna fragilidad de ese milagro: la vida...
Cantó Sting en su "Fragilidad", con motivo de Malvinas: "...acero y piel, combinación tan cruel..."; pensando en las 194 vidas que, ayer nomás, se consumieron en una de esas tantas trampas modernas; donde los juicios políticos y las interminables cesiones de interpelación de responsables no terminanarán de llegar a la pavorosa realidad: vivimos al filo de la catástrofe, porque jugamos con elementos que hacen del hombre un muñeco frágil... un muñeco roto. Kathrina nos demostró que las hecatombes no son privativas del tercer mundo y que todos en esta aldea global, "lo atamo´con alambre": se imaginan si el Challenger o el Discovery hubiesen sido made in Argentine?...


Primero de Febrero de 1970.
El "Estrella del Norte" convoy mixto procedente de San Miguel de Tucumán, con dos máquinas y vagones mosquito; se en cuentra en cercanías de Benavidez (entre Escobar y Maschwitz) con otra formación detenida en su misma vía. Son las 20:30 pasadas. El tren detenido también es de pasajeros, cubriendo Zárate-Retiro, no existe tiempo de frenado virtual: la noche y cierta bruma no ayudan, ¿las señales? banderillas mecánicas supongo con ojos de gato, poca cosa para las miles de toneladas de un tren lanzado a 120 km/h... Resultado: 237 muertos en la moledora de carne y metal, más de mil heridos, muchos con mutilaciones. Posiblemente, luego de lo del "Belgrano" (acción bélica), la peor hecatombe que bañó de sangre estas costas a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Foto histórica y escalofriante, está tomada en 1995 sobre un asfalto un poco lejano: el playón del aeropuerto de la ciudad de Formosa. ¿Los reconocen?


El 737 de Lapa es LV-WRZ: pasó a la historia el 31 de agosto de 1999, cuando no quizo abandonar el suelo porteño y le dejó una cicatriz perpetua a la Costanera Norte y al alma y cuerpo de tantos compatriotas ("Che, suenan todas las alarmas" -le dijo el copiloto al comandante Wengel- "No te calentés y dale gas que hace siempre lo mismo..."); crónica de un desastre anunciado... ; el MD80 de Austral, es el que se mandó el clavado mortal desde un cirrus a 10.000 metros, cuando en la primavera del '97 venía hacia la Reina del Plata desde Posadas, por un malafamado callejón de tormentas: su recuerdo material más importante cabe en la palma de una mano. Entre los dos (67 y 74 muertos respectivamente), suman las dos peores catástrofes de nuestra aviación civil.

Pese a lo trágico de los acontecimientos que recordamos hoy, todos llevan la impronta de ese componente grotesco, inconsciente hasta la insanía, asesino-suicida; que a caracterizado a generación tras generación de nuestra sociedad. Cuando conseguimos educarnos en algo (en el mejor sentido de "educación"), a no ahogarnos por decenas en los veranos de los '70, por ejemplo,; aparecen nuevos vicios y demencias. Semana Santa 1992, a la playa ¡Dale gas! y el chofer de Micromar venía a 140 km/h en la niebla que caracteriza las madrugadas de la Ruta 2: visibilidad cero. Aplasta a una pobre familia que prudentemente venía a 60 km/h buscando una banquina segura (a la altura de Gral. Vidal), en un Fiat 128. El auto -bajo el mastodonte - estalla y el micro de dos pisos se incendia como en los dibujitos animados: de un fogonazo: todos los materiales con los que está hecho son altamente inflamables. 39 muertos en el micro, 4 en el auto... (solo superado por otro par de bólidos, el de Catamarca (2002), con más de 47 muertos , sin freno y por sobrepeso -en una peregrinación-) y los torpedos de Santo Tomé (Corrientes), que en el '97 chocaron de frente (dos , un meteoro): 57 muertos. El accidente de Micromar fue paradigmático pues significó que de una buena vez comenzara la construcción de la segunda mano de la Ruta 2 (la más transitada del país).




Otra de trenes... Año '81 (fecha y detalles cliqueando la foto), sale bien de noche "El Luciérnaga a Marpla), la bruta GM que lo empuja lo lleva a más de 120 km/h (eso en las vías argentinas es como poner al TGV a 600 km/h); un carguero chancho que va hacia el mismo sentido, descarrila un vagón a la altura de Brandsen, casi veinte minutos antes; el tren desengancha los vagones descarrilados ¡Y sigue para avisar!!, en los varios vagones, queda un guarda (el del furgón de cola); cuando advierte que se acerca el tren de pasajeros (no tiene un Handie, no existen los celulares, ¡No le anda bien la linterna!!!), sale desesperado con una lámpara de petroleo a hacer señales (!) corriendo hacia el luciérnaga, como una luciérnaga más... 34 muertos, varias decenas de mutilados y van...

Ah, el heroico vapor de la carrera, que durante más de cien años unió ambas costas del Plata... Bueno, no vamos a mencionar las tragedias decimonónicas porque por la precariedad de medios eran moneda corriente. Año 1963, 10 de julio; el Ciudad de Asunción, con centenares de pasajeros y tripulantes, viene raudo de Montevideo hacia los empedrados de la Dársena Sur. El cruce, como siempre, se hace durante la noche y, como en muchas noches de invierno donde la temperatura del aire es más baja que la del agua, reina la niebla. El radar del barco anda peor que un juego que tuve de chico y se llamaba "Cerebro Mágico", los baqueanos -que lo traen al palo- navegan de olfato nomás, el capitán no está en el puente... siguen de largo la boya del km 81, se salen del canal principal y se tragan un casco hundido que despanzurra al barco. El capitán, ahora a full, lo lleva desesperadamente a aguas menos profundas y deja que se asiente derechito en el fondo... todos a las cubiertas altas, solo hay que esperar el rescate! Como no hay luz, los pasajeros prenden un fasito, o se hacen antorchitas con diarios para recuperar cositas de los camarotes; no advierten que el tufo que sienten es el fuel oil naval (petróleo) que rezuma de las sentinas... chispita y ¡flum! se prende como la antorcha olímpica todo el barco. Se tiran al agua helada los que saben nadar y los que no... 63 muertos.



Primera Guerra del Golfo, el Turco se hace el boludo y manda Fragatas y tropas en contra de su propia sangre: voladura de la Embajada de Israel (abril 1992, 30 muertos, sin precedentes en Argentina)... No le alcanza, sigue a full las relaciones carnales y contribuye al bloqueo de Irak: canuto cañete los hago volar al ojete, dice el Ayatollah de turno y, ayudado por los asesinos dementes de acá y allá vuelan la AMIA en Pasteur al 600 a las 10:58 hs. de un lunes a la mañana, es el 18 de julio de 1994 y se convertirá en uno de los episodios más infames de nuestra historia (como si hubiera pocos) en democracia formal: 86 muertos.

Cárcel de Villa Devoto. La U2 (Contraventores y Encauzados), es en realidad una gran ranchada donde se mezclan algunas de las peores lacras de la sociedad, con cientos de perejiles y ratones que no pueden pagar una fianza de 500 mangos por un delito menor y que, saldrán convertidos en nuevas lacras o cadáveres... Esta gayola ostenta el privilegio de los motines más sangrientos que se recuerden (peores por la violencia que el de Sierra Chica). Ya tiene en sus espaldas el de 1962 (9 guardias y 14 presos, todos masacrados atrozmente), que conmocionó al barrio; cuando por la bestialidad del trato y las condiciones de confinamiento, se amotinan los reclusos del Pabellón 7, sobre la calle Nogoyá. Es el 14 de marzo de 1978 y los chabones saben que la represión va a ser sin joda: no hay derechos humanos que valgan; no se les ocurre nada mejor que tapar el acceso a la perrera con colchones e incendiarlos: 70 muertos, convenientemente carbonizados (la balacera era tan fuerte, que los vecinos pensábamos que el helicóptero que sobrevolaba el pabellón de piedra estaba artillado)...

Madrugada del 12 de Julio de 1930. Casi 70 trabajadores de la carne van en el coche 102 de la línea 105 de tranvías, desde la capital a los frigoríficos de Avellaneda y Dock Sud; la niebla es intensa (esas nieblas casi londinenses que ya no se ven en los inviernos porteños, señal inequívoca del dramático cambio climático que quitó rigor a nuestros inviernos, marcadamente en los últimos 20 años). Al llegar al Puente Bosch (pequeño junto al del ferrocarril Roca) -no al desaparecido Puente Luis Sáenz Peña, a la altura de la Av. Patricios, como creen muchos-, el motorman no advierte las luces ni la campana que indican que el puente está levantado para el paso de una barcaza; cuando se da cuenta, tira de la manivela de los frenos, pero éstos están tan gastados que no pueden parar al pesado carromato: el tranvía cae al Riachuelo (pesadilla de las peores) y 56 laburantes mueren ahogados en esa mierda.

Otras efemérides tremendas
Verano 1949/50, un camión con muchachada del barrio de Villa del Parque, sale de Pic Nic (muy usual en esa época que se usara un camión para llevar a la gente junta y gratarola); la idea es pasar un día en el río (el Río de la Plata era un lugar para refrescarse todavía). Casi llegando, en una pendiente de bajada a la altura de la Estación Barrancas del Ferrocarril Mitre (hoy Tren de la Costa), el vehículo se queda sin frenos y al romper las barreras bajas lo embiste una formación: carnicería de más de 50 muertos, que enluta las calles Nogoyá, Bahía Blanca y aledañas.
Diciembre de 1961, Floresta, en la calle San Blas se derrumba un edificio de 7 pisos; causa: materiales de cuarta y construcción improvisada (estos derrumbes tuvieron cierta frecuencia hasta los primeros '70 (en el '73 un milagro no produjo un desastre de muertos, cuando se derrumbó sobre una estación de servicio Esso en la madrugada, que estaba despoblada y el sereno salvó milagrosamente la vida, el edificio de la esquina de Caseros y Boedo, en Parque Patricios, días antes de su inauguración; forma parte de un pequeño complejo de tres o cuatro edificios y éste, se destaca por ser su fachada distinta -hoy en día prevalecen las cicatrices-); la tragedia de la calle San Blas, dejó 16 muertos.

1957, año trágico:
23 de enero.- Temperatura récord en Buenos Aires: 43°3c (reales) jamás se repitió la marca y no se medía la sensación térmica. Poco se sabía del golpe de calor o los riesgos de la deshidratación: 20 muertos y 68 insolados con golpe de calor.
27 de Agosto.- La peor del Vapor de la Carrera; zarpa el Ciudad de Buenos Aires (111 metros de eslora, hermosa nave construída en 1911) de Dársena Sur hacia Salto; al llegar frente a la isla Juncal, en la desembocadura del Paraná Guazú, con visibilidad cero por niebla, lo "emboca" al medio el Mormarcksurf , carguero yanki tipo Liberty de 152m y casco de acero. El viejo vapor se hunde sin luz ni propulsión, en 19 minutos: 93 muertos entre ahogados, atrapados y por hipotermia; heroico comportamiento de la tripulación. El desastre, presumiblemente culpa del buque gringo (que ayudó de inmediato) revela las desastrosas condiciones de precariedad de la navegación por estas aguas, que se verifican hasta hoy en día (hace unas semanas, un pesquero de altura embistió al ferry Eladia Isabel y lo dejó al garete, el buque de mayor porte de Buquebus). El antiguo vapor, con 17 metros de agua sobre su quilla, aún muestra los despojos de sus mástiles con la bajante, para asombro de los que navegan por el canal principal.

29 de Diciembre.- Un DC4 de Aerolíneas que parte del aeroparque con destino a Bariloche, se incendia y cae en Bolívar (Bs. As.): 61 muertos

Año 1985.- Invierno, :45 de la madrugada, un bondi de la línea 620, repleto de obreros, cruza la barrera manual de Pvcias. Unidas (hoy Brig. Gral. Don Juan Manuel de Rosas)y las vías del Sarmiento (Haedo-Mármol), que forma una curva cerrada a ambos lados; sorpresivamente y a velocidad, aparece la "Chanchita" (así se conocía al cochemotor FIAT que hacía este trayecto): 56 muertos, una carnicería sobre la calle lateral donde se alinean los cadáveres. El guardabarreras se había quedado dormido... ¿sobrecarga de laburo? ¿la mona?, el pata de fierro te pisa solo una vez. Un par de años después (costumbres argentinas), se repite la secuencia en el cruce con la calle Catamarca y arrolla a un Mercedes 1114 de la 174, los muertos son solo 4 porque iba vacío...

2 de Noviembre de 1986.- Fuego a bordo del pequeño aliscafo Flecha del Litoral, a la velocidad que va, se quema como una y se hunde como una piedra, hay 4 muertos; años después, una lancha de Cacciola, convenientemente para los aseguradores, el casco nunca aparece...se hundirá con un contingente de jubilados sobre la misma ruta (hacia Carmelo, desde Tigre esta vez), dejando 12 muertos entre los gerontes.-

23 de junio de 1968.- Termina un aburridísimo River-Boca en el Monumental; Rojitas le escondió la gorra-cábala a Carrizo antes del partido y el arquero se burló sentándose en su campo en el segundo tiempo, ante la pasividad de los delanteros boquenses; podría haber sido la anécdota de un domingo divertido, pero no: la gente puja por salir y la puerta 12 está cerrada, se produce una avalancha, los cuerpos caen y son pisoteados, otros son aplastados contra las rejas; resultado: Muertos 71 - Organización 0





Día de barbarie impune: 16 de junio de 1955, la escusa de los futuros genocidas: -Massera y Acosta entre otros- es atacar a Perón en la Casa Rosada; el objetivo es brindar una de las primeras demostraciones de un terrorismo atroz contra la gente indefensa, que debería haber alertado a futuro. Entre otros "objetivos", una bomba alcanza de lleno al un Trole de la línea 105. Un día de infamia, el bombardeo a Plaza de Mayo deja al menos 364 muertos (es la cifra histórica má aceptada, pero también la más baja) y 800 heridos.



Un día que empaña las miradas: 2 de Mayo de 1982. El Crucero Gral. Belgrano (según la Revolución Libertadora; "17 de Octubre" fue el nombre con el que lo bautizó el gobierno peronista, cuando en 1951 el ex Phoenix de la U.S. Navy se incorporó a la flota de mar), se vuelca hacia su tumba helada, herido de muerte por el submarino nuclear inglés "Conqueror". Como fruto de una demencia aventurera, en la que la Armada Argentina tuvo mucho que ver, 323 hombres perecerán en sus entrañas, en el helado mar o luego de una piadosa agonía. Son 323 huellas que jalonan los empedrados de casi todo el país (solo la Pvcia. de Santa Cruz no tuvo que lamentar la pérdida de ningún hijo en este suceso)... son 323 ausencias que prestaron su memoria colectiva, para dar nombres a avenidas, calles, estaciones, plazas... nuevos empedrados. Nuestro querido Claudio Grosso de Ciudadela nos dejó un hueco insondable con tantas ganas de vivir, tanta bondad; tanto se había encariñado con su nave que ya no regresó... un abrazo, efímero amigo.

Etiquetas: , , , , ,