<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

jueves, marzo 02, 2006

Caras y Caretas: (Fauna Depredadora)

Hoy presentamos:
GALERIA DEL HORROR
(Sangre, Sudor, Lágrimas para nuestros Empedrados)
Señores: algunas de las plagas que azotaron al país





Bartolo y El Zorro, dos piezas claves de la Argentina que supimos conseguir; el primero, responsable de muchas de las matanzas fraticidas del S XIX, además de masacres entre el hermano pueblo paraguayo, haciéndole de cipayos a los ingleses; el segundo, uno de nuestros más ilustres genocidas e insaciable depredador económico, que colocó en la Rosada al Menem de cien años antes: Juárez Celman, su cuñadito...


Videla y Harguindeguy... no sé qué agregar.



La plaga del '76: los genocidas mayores del SXX


No los imaginó ni Narciso Ibáñez Menta en sus sueños más perversos...


Los sicarios responden a su propio sadismo y a los ideólogos de la miseria y el exterminio. (Golpes, droga y rock´n roll)


Balada para locos, borrachos y cobardes...


Este señor tan entorchado y con esa cara de reverendo hijo de puta, fue presidente de la Nación; pero también fue presidente del Senado y pPresidente de la Corte suprema de Justicia; legó desde cada institución, algunos de los decretos, leyes, medidas y sanciones más viles y apátridas de nuestra historia; claro, nuestros abuelos no eran la inmigración que habían soñado... pero ellos ¿eran anglosajones? ¿O más bien sobras bastardas de una colonia depredadora?


Este caballero, trae la sangre del expoliador y el vaciador en las venas, ya presentaremos a algunos de sus ilusres ancestros en otras galerías... arquitecto de la administración del orden de la destrucción argentina, sobre la sangre de una generación.


Si los genocidas llegan de facto o fraude al poder; cuando los genocidas (por hambre, miseria y desesperación) son legitimados en la imbecilidad o miserabilidad de la democracia formal, entonces no hay genocidio... hay suicidio. No son Lon Chaney y Boris Carloff en "El hombre lobo y Frankenstein"; son el "Pelado" y el "Simio" (perá que me agarro lo huevo)

Etiquetas: , , , , , , , ,