<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

domingo, junio 25, 2006

Piedras Muertas III (Cuando algo que nos cobijó muere, siempre se lleva algo nuestro)

Pensaba en el Bar Británico, al que nunca concurrí. Pensaba en las muchas casas art noveau de San telmo y San Cristóbal que, en lugar de reciclarse, se han volteado para abrir espacio a estacionamientos u horripilantes y heterogeneos edificios berretas construídos en las últimas tres décadas. Pensaba en cuando casi desaparece la Casa Colectiva Valentín Alsina, de 24 de Noviembre y Caseros, donde vivió hasta sus 94 años mi abuela y casi la voltea Cacciatore para el delirante trazado de una de sus descabelladas autopistas. Pensaba en tantas familias ejecutadas judicialmente, tantas otras empobrecidas que han debido mudar sus bártulos e ilusiones a barrios más humildes. Pensaba en los barrios donde las casas bajas de los inmigrantes han mutado en funcionales y no siempre estéticos departamentos tipo casa (quizás de ahí el atractivo de las zonas de Palermo, Villa crespo, caballito o Nuñez donde se han reciclado bellamente muchas casas "chorizo"¨, pero para lo que se necesita mucho dinero)...
En fin, pensaba en lo inevitable, pero también en lo evitable. Quizás la ciudad debería alentar desde sus gobernantes, ONG y ciudadanos a promover ayuda crediticia para aquellos que preserven el aspecto identitario de los barrios, sin que por ello sea un reglamento de copropiedad, ni se restrija la libertad del que compra, ni del que vende, ni se conviertan zonas a los condicionamientos de barrios cerrados... solo pienso en alentar y no tener que recurrir in extremis, a declarar algo de interés histórico o cultural, para que se conviertan en piedras muertas deshabitadas o lugares sórdidos y arrumbados (los conventillos de La Boca, algunas zonas de Barracas, el Abasto, zonas de Monserrat).
Sería lindo conocer si alguno de los que nos sigue ha pensado en esto y qué se podría hacer. ¿Cómo será tu mirada cuando tus empedrados no sean más que un recuerdo?
Una tarde que fui a hacer una guardia inmobiliaria a un pequeño barrio de casas tipo chalets americanos de los '60 que está tras el parque avellaneda (algunas pocas manzanas), pensé y volqué en papel esta desprolija poesía urbana, ojalá les guste como para pensar en esto.


Casa centenaria de frente rococo (preanunciante del art noveau) que sobrevive en San Telmo


UNA CASA QUE SE VENDE

Camino bajo el sol
en la quietud del mediodía.
Una casa se vende, pienso
una historia que termina.

Me paro y observo esa calle,
me parece tan vacía...
La casa que se vende y su misterio
me cautivan.
La veo grande, desnuda, muy fría.
Se despereza la chicharra
en el cálido mediodía;
se mece el frondoso árbol
y el viento tibio parece cargado de vida.
Los testigos mudos hablan
las baldosas, el asfalto, una triste canilla;
reverberan de momentos
de desdichas, de alegrías...

Esa casa que se vende
hoy, me parece mía;
porque desde sus ventanas clama
que el ayer no se acaba
que el pasado no es mentira,
porque el ayer es de todos
y es de todos la vida.

Una casa se vende,
un camino que se emprende,
una ilusión se enciende.
Otra historia llegará
la mañana siguiente.
Y cuando el jardín reverdezca
parecerán nuevas las cercas;
y cuando las luces se enciendan
parecerán otras las sombras que proyectan
y con las nuevas comidas
parecerán otros los olores
y al repoblarse los armarios
parecerán olvidados los colores...
Sin embargo las paredes saben;
no obstante, los picaportes recuerdan
y a pesar de todo, las pisadas no se borran
y aunque no se note, los cristales siguen empañados
y si bien no queman, las hornallas no se enfrían
y aunque nuevos tonos vistan los muros,
duerme cubierta la pintura antigua...

A ti, que hoy la has dejado,
la casa sabe que has de volver un día;
ella guarda tus momentos
vigila tu calle, detiene los tiempos...
Y si al volver no la encuentras
porque sus piedras han muerto,
pon una flor en tu alma
y detente a rezar en silencio.

Sergio Fidel
16/XI/95
“A la casa que una vez tuve y a la que todavía espero”

Etiquetas: , , ,