<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

sábado, agosto 19, 2006

Arqueología (son esas pequeñas cosas que habitaron los bolsillos)

Los vertiginosos cambios que se produjeron en el país (esto no es privativo de algún empedrado particular), sembraron los bolsillos de cuentas de metal cartón o plástico, que ya no servirán más que para artesanías, souvenires o para que jueguen los chicos.

Después de ochenta y pico de años, cambió el cuño del cospel de subte: primero para que se encargue el concesionario, luego para perecer a manos de la tarjeta magnética o el monedero electrónico (tarjeta antena de proximidad)



Las devaluaciones, la ley 18.188, los cambios de signo monetario, sacarle los ceros, las hiperinflaciones, etc. nos convirtieron en numismáticos a la fuerza. La suerte de estas monedas fue diversa: proyectiles en estadios de fútbol, máquinas de colectivo, vueltos de garcas, cinturones,etc. En mi caso las encontré en muchas partes de la casa de mis abuelos y mis padres y las guardé. Acá vemos en una primera muestra informal, asistemática, caprichosa y casi al azar, una primera muestra de monedas de los '60, los '70 y los '80; corresponden a pesos, pesos ley 18.188, pesos argentinos y australes. (hubo algunas excelentes de cobre, otras viejas que mostraré son de níquel; pero con las crisis de los ochenta, parecían hechas de cartulina por el peso). Hoy no tengo ganas, pero ya separaré algunas que se emitieron por fechas especiales, como el bicentenario del natalicio de San martín, en el '77; igual si se fijan hay algunas que fueron de años particulares, como las de 1960 o 1966.




La privatización me encontró con una ficha de larga distancia encima (como la de los juegos de Sacoa) ya después la tarjeta chip y las monedas la empujaron al recuerdo...

Hoy que ya no se llevan la guita en pala las privatizadas, abandonaron practicamente a la telefonía pública: no sólo no hay mantenimiento de las cabinas, sino que no otorgan más semipúblicos y no existen más las tarjetas chip

Etiquetas: , , , , ,