<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

sábado, agosto 12, 2006

Hitos de Piedra II (Historia y Geografía)

¡Qué History Channel ni National Geographic ni ocho cuartos!: las asignaturas pendientes las rendimos en Empedrados; alguna vez tenemos que cortar eso que la "posta" viene siempre de afuera.
Acá hay hitos, imágenes que jalonan de historia a la geografía de la ciudad de la furia, compartámoslas.



La despanzurrada Avenida de Mayo, está incubando la primer línea de subterraneos de Latinoamérica. Es el 1° de junio de 1912; la traza, que comenzó a construirse en 1911, verá su primer tramo finalizado en 1913 y hasta hoy, mide 7035 metros bajo la denominación de Línea A; a partir de 2007 el trazado se prolongará en unos 1500 metros. Las vigas que se ven pr el sistema de construcción de trinchera "a cielo abierto", son los mismos perfiles "doble T" remachados que observamos en el techo del túnel, en este caso son las del tramo entre las estaciones Piedras y Perú. A la derecha dos detalles: un gran cartel publicitario de los cigarrillos "Centenario", de gran difusión para esa celebración y el frente del Café Tortoni.


10 de Febrero de 1926, Dársena Sur. El hidroavión no es otro que el Plus Ultra, sí, ese que está en el Museo de Luján. La canoa voladora (un hidro alemán Wal con dos motores ingleses Napier de 500 HP cada uno, sobre ala alta), realizó la hazaña del cruce del Atlántico desde España. Buenos Aires empezaba a erigirse en la Gran Metrópoli del Sur, en los "años prósperos" en que el granero del mundo era manejado por la oligarquía terrateniente bajo la serena tutela de don Marcelo T. de Alvear. El avión bautizado con la expresión latina que impulsó la aventura colombina alentada por los reyes católicos, fue tripulado por Ramón Franco (hermano del futuro azote de España, cuya desaparición fuese también atribuída al "Caudillo por gracia de Dios", ya por la relevancia de su figura, ya por sus simpatías por una república en la península), Ruíz de Alda y Durán y Rada. Estos audaces viajaron en carlingas abiertas a los elementos, saliendo de Palos de Moguer en España el 22 de enero. Luego de volar sobre el océano, surcando los cielos de Las Palmas en Canarias, las islas de Cabo Verde, cumpliendo el salto del Atlántico hasta sobrevolar las islas de Fernando de Noronha, Pernambuco, Río, y Montevideo; acuatizó el la parte sur del muelle de Pescadores donde una multitud vitoreaba al tiempo que todos los buques del puerto soltaron sus silbatos y sirenas de vapor. Los Héroes fueron objeto de múltiples agasajos: presidencial, legislativo, de comunidades y Carlitos Gardel les dedicó el tango "El vuelo del águila".



Poné "Stairway to Heaven" de Led Zeppelin y subite al cielo; pero no te confundas, este es el Graff Zeppelin, sí, el hermano del Hindemburg (que se incendiaría en Nueva York dos años después). Las gigantescas proporciones de la aeronave del Tercer Reich (236 metros de longitud, 30,5 de Ø), proyectan sombras sobre una Metrópoli que ya no se empequeñece ante nada: la gran aldea ha quedado atrás. Es el 30 de junio de 1934 y na aeronave surca el cielo de la City porteña. Fíjense cuántos edificios fácilmente reconocibles: el Correo Central, enfrente el Comega, subiendo por Corrientes el Safico, el Transrradio y hacia el fondo se aprecian a la izquierda los diques 3 y 4 de Puerto Madero, el Edificio de la Aduana, la estatua de Cristóbal Colón en la Plazoleta de La Rábida por detrás de la Casa Rosada que también se distingue; más a la derecha se ve muy atrás al edificio Otto Wulf y a la torre del Consejo Deliberante. El dirigible, que había partido de Alemania el 23 de junio y en 7 días estuvo en nuestro país, previa escala en Río de Janeiro, atracó durante una hora en Campo de Mayo y, a las 09:50 partió en viaje de regreso: la ciudad de la furia ya era terminal del culo del mundo...



Inauguración del Estadio Monumental. Bendecido por el capellán de la armada el 22 de mayo de 1938, se realizó la fiesta de inauguración el 25 de mayo. La imagen es del día siguiente, 26 de Mayo, cuando quedó futbolísticamente inaugurado en el encuentro en que River Plate le ganó 3 a 1 a Peñarol de Montevideo. Se puede observar la característica forma de herradura que detentaría hasta 1978, cuando fue remodelado para el XI mundial de fútbol. Al fondo, el viejo lago de Regatas, que hoy se encuentra en el corazón del Parque Alte. Brown, entre las curvas de los circuitos del autódromo municipal. Aahí nomás se aprecia el río y nos da una idea de cuánto se le ganó a las aguas marrones en toda la ribera de la megalópolis.


Miren bien por favor, el número de esta multitud. Es el 23 de septiembre de 1955. Esta gente en una concentración espontanea y multitudinaria, asiste a la asunción del Gral. Lonardi luego de producido el derrocamiento de Perón. Hay gorilas, hay contreras, hay socialistas, hay zurdos, hay liberales, hay progresistas y reaccionarios: están vitoreando la vuelta (o el intento de vuelta) al status quo de antes de 1930; están vivando a los futuros fusiladores, están aplaudiendo a los que perpetraron unos meses antes, la masacre del bombardeo de Plaza de Mayo, al Alte. Rojas, que probó puntería contra las destilerías de YPF de Ensenada y amenazó con volar las de Dock Sud (y todos los pobres infelices que forman esas barriadas obreras); están propiciando el comienzo de la peor etapa del terrorismo de estado, la reforma más apócrifa de la Constitución (1957, antes de entregar el mando a Frondizi); están cegados de odio, de prejuicios contra la clase obrera, de elitismo, de algunos motivos razonables contra la autarquía (PERO DEMOCRATICA) que instauró Pocho. Hay mucho chupacirio que no perdonará que Perón quiso separar la iglesia del estado, es la revancha de los cajetillas del Jockey Club; hay muchas mujeres, imbéciles que aún no han advertido que antes de 1952 no existían, que ser ignoradas como ciudadanos de primera era peor que aprender la "p" con el nombre del líder. Hay mucha, mucha gente... loca imagen de un país muy acomodaticio, de una sociedad incapaz de hacer una buena lectura de las situaciones, que terminarán jugando para la misma minoría de siempre. Comienzo de veinte años de lucha por el desempate social, que llegará de la mano de una celebración más silenciosa y rastrera, esperando el fin de un gobierno de espanto, resultado del histórico error de aquella tercera presidencia, pero que se podría haber removido por elecciones en unos meses más. Es un pueblo que aún no sabe vivir sin tutela en su conjunto; pancistas y reaccionarios burgueses, que condenan el pelo largo y las minifaldas, y pagará un precio de horror por su falta de vocación de grandeza... son los mismos miserables que llenaron la Plaza en el '30 y saquearon la casa del "Peludo"; serán los mismos idiotas que vivaron a los borrachos asesinos un 11 de abril de 1982, llenando esa misma Plaza, como si de ir a la cancha o al corso se tratara...





Balcarce e Hipólito Irigoyen. Promedia la mañana del 24 de Marzo de 1976. La copera barata ya partió al cautiverio que, tras algunas etapas, la confinaría en El Messidor hasta que la dejaron escapar para nunca más volver y dar cuenta del daño insano que con la troupe de esotéricos que la rodeaba y las matanzas de sicarios y patoteros, le ha hecho al país.
Cae el telón de las sombras mayores de la historia; no hay euforias esta vez: hay calma; una calma que precederá a la peor tempestad de calamidades que azotará al país desde entonces y hasta nuestros días, despojándonos de futuro, de derechos de clase, de justicia social, de justicia moral. Tempestad que vaciará de contenido las palabras y de motivaciones los pechos; que nos llevará a la locura y la muerte como sociedad, a la descomposición de todo aquello por lo que alguna vez fuimos orgullosos; que nos dejará un legado para un pueblo imbécil al que el año 2000 encontró dominado, de rodillas y adorando ídolos de pies de barros levantados en el altar del egocentrismo, la codicia, el más avaro de los individualismos y sumido en la costumbre del malvivir a todo nivel del espectro social: "estamos prisioneros carcelero", cantó alguna vez Guarany, antes de comprarse el Mercedes Benz; que cada uno, entonces, encuentre su propio carcelero: el que le roba o lo asesina, el que lo mata de hambre o angustia, el que rige nuestros destinos, el que nos arroja a una celda... Nunca más es una expresión cada vez más lejana, cada vez más hueca, cada vez más peligrosamente malgastada.

Etiquetas: , , ,