<$BlogRSDUrl$>
Empedrados de Buenos Aires

Así como el asfalto esconde al viejo empedrado de las calles, la historia oficial esconde ese empate de olvidos y recuerdos que forman la memoria colectiva de nuestro damero urbano. Este weblog de voces múltiples nos habla de un espacio en común habitado por mundos a descubrir ¡vamos a andar!

seguimos buscando un diseño lindo y funcional
diseño optimizado para 1024 x 768 px

miércoles, septiembre 26, 2007

¿Qué tenemos para ofrecerle al mundo?

En parte porque viví unos años en un país de lengua extranjera, otro tanto por afinidad, me encuentro con frecuencia ante sentidos que se transmiten mejor palabras de otro idioma. Hay infinidad de vocablos que uno escucha en el cine o en TV, en canciones o en libros, que se insertan en frases únicas y adquieren un valor imposible de traducir con exactitud. Sucede que las palabras tienen pequeños matices que varían según su uso en diferentes frases, edades de quien las pronuncia, regiones donde el hablante vive. Son mundos de sentido incomparables.
Por ejemplo puedo pensar en el inglés norteamericano. Azotado por los amantes de las tonalidades británicas (entre los que me encuentro), el inglés de clases populares yanquis es inigualable para putear. Quien conozca algunas escenas de la película “Do the right thing” de Spike Lee sabe a qué me refiero. Cadenas largas de insultos, frases que golpean, palabras cortas y feroces, sentidos que se enciman y crean ideas nuevas. Otro ejemplo es nappy-headed hos, insulto con que el locutor norteamericano Don Imus describió a unas jugadoras negras de baloncesto (y provocó su despido de la cadena radial WNBC)(la traducción vendría a ser algo así como “putas de pelo enrulado”). Igual, si buscamos a los reyes de la puteada, pongamos un rato “South Park” y dejémonos llevar por su “shit faced cock master”.
Exceptúo una “puteada” que tiene marca propia en italiano. Si yo digo putana con esa N tan especial y alargada de algunos italianos del sur, la palabra toma una fuerza que no existe en otro idioma. En Malèna de Giuseppe Tornatore, putana es la palabra exacta para describir al personaje que encarna Monica Belluci. También es algo que muchos admiradores morirían por susurrarle entre sábanas cada noche. Me incluyo.
El alemán es un mar de novedades para los hablantes de lenguas latinas. Cuenta con miles de sonidos y matices diferentes, y sus palabras compuestas son tan difíciles de mudar que muchos textos traducidos recurren a incluirlas directamente en el vocablo de origen. De esta manera el conocedor puede profundizar en el sentido, y el resto puede comprender que no comprende todo. Leit motiv es una idea que, para ser explicada, necesita al menos un párrafo introductorio y otro que la defina. Lebensraum también, con el ingrediente extra de su historia nefasta como término.
Maëlstrom significa en noruego algo así como gran torbellino y fue usado también para describir el desembarco aliado en el Día D, con sus bombardeos de interminables horas sobre la costa. Sin necesidad de conocer la historia, escuchar el sonido de esta palabra presagia algo tremendo… o el nombre de algún remedio (aquí todo es subjetivo, reconozco).
En francés hay miles de casos, que por experiencia personal son las que mejor conozco. Déjà vu es un ejemplo tonto. Criossant se deshace en mi boca mientras lo digo. Dégueulasse… no sabemos qué significa pero seguro es algo asqueroso. Y liberté, eso se dice en francés, señores.

El español-argentino-porteño que cubre nuestros empedrados tiene una riqueza enorme. Es una pena que siendo un país periférico tengamos tantos sentidos para regalar al mundo y que éste ni se entere. GARCA es uno de ellos. Garca es una persona que promete una cosa y luego hace otra, y suele ser jefe u ocupar puestos bisagra en toda organización (donde se encarga de embarrar la cancha). El garca es una versión jodida del CHANTA (otra palabra única, con sabor a tango o discurso pre electoral) figura prototípica del porteño según postula la opinión popular. También tenemos al CARNERO, vocablo típico de la jerga periodística con el que se describe al personaje que se alimenta del cadáver de sus compañeros para conseguir el beneplácito de sus superiores y/o satisfacer su propio apetito. Todos estos gandules son protegidos por el BOGA, señor del derecho que conoce todos los vericuetos de la ley. Fanático de las formas, nunca contempla los contenidos y al igual que el agua toma la postura que más le conviene en cada medio.
En momentos de grandes exportaciones de soja y jugadores de fútbol yo propongo importar ideas. Garca es una idea argentina, y aunque en estas pampas crezca con la misma facilidad que la hierba mala, con seguridad el mundo está lleno de garcas. Siguiendo el ideal revolucionario de fraternidad que alguna vez hizo bandera en el país de los galos, propongo exponer esta y las demás ideas a todos nuestros hermanos cabrones a lo largo del mundo. Así, todo aquel que no sepa cómo explicar eso que siente por el prójimo lo tendrá disponible. Para que el compañero extranjero pueda decir sin tapujos “this guy is a complete garca” o “Fais gaffe, il n´est qu´un carnero”.